Amazon ya tiene tienda para aplicaciones Android

El reciente anuncio de la Amazon Appstore, la tienda de aplicaciones Android gestionada por Amazon, añade otra oferta al panorama de las «tiendas de aplicaciones» para teléfonos y dispositivos móviles. Aunque la tienda no se abrirá hasta dentro de algunos meses, los desarrolladores ya pueden registrarse y probarla. La fórmula que Amazon propone es ligeramente distinta de las de otros marketplaces ya existentes, aunque hay quien opina que solo añade más «fragmentación» al mercado Android.

El hecho de que por su propia naturaleza Android tenga una fragmentación mayor que otros sistemas operativos como el de Apple no es algo necesariamente malo. Hay un montón de ejemplos en la industria en los que esto es algo interesante que permite a los desarrolladores llegar a más gente, o hacerlo a través de canales especializados. En el caso de Amazon, la conocida tienda online plantea una supervisión mínima de las aplicaciones que se incluyan en la tienda y un control mayor de los precios que sí que varía respecto a lo que están acostumbrados los fabricantes de software. ¿La razón? Amazon quiere aprovechar su potencia como gigante de las ventas para realizar ofertas y promociones que beneficien a todas las partes implicadas: clientes, desarrolladores de software y por supuesto a a la propia Amazon.

En muchas tiendas, como la App Store de Apple y el Android Market, los desarrolladores fijan un precio para su aplicación y el intermediario (por ejemplo, Apple) se queda una comisión fija o más o menos fija, que suele ser del 30 por ciento, mientras que el resto revierte al propietario de la aplicación. En la Amazon Appstore los fabricantes de software también podrán fijar un precio (el llamado «precio de catálogo») pero Amazon podrá jugar con él arriba o abajo según le interese («precio de venta»). Los desarrolladores cobrarán o bien el 20 por ciento del precio de catálogo que solicitaron o bien el 70 por ciento del precio de venta, en cualquier caso la cantidad más alta de las dos.

Esta fórmula permite a Amazon comprobar la elasticidad de los precios y qué sucede cuando se venden varias aplicaciones juntas o acompañando a otros productos en packs, o en días de descuentos especiales. Podría suceder que en ciertos momentos Amazon pueda vender las aplicaciones más caras que en otros, o regalarlas como parte de una oferta que incluya otros productos en los que tenga mejor margen. O también que su «motor de recomendación» sea capaz de ofrecer aplicaciones de forma inteligente a los clientes y que sus algoritmos de venta mejoren las fórmulas inflexibles de otras tiendas basadas en el reparto fijo del tipo 70-30.

Las aplicaciones Android que venda Amazon estarán disponibles tanto para los teléfonos móviles de los diversos fabricantes como para los ordenadores y netbooks basados en el mismo sistema operativo. En las últimas revisiones, Android está especialmente optimizado para tablets y otros equipos de prestaciones limitadas.

Vía :Lainformacion.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: